Volvía a Él en arrepentimiento.

«Ciertamente, Abraham era paciente y tolerante, invocaba mucho a su Señor y siempre se volvía a Él en arrepentimiento.»

Corán, 11, 75