Un creyente no puede matar a otro creyente

«Un creyente no puede matar a otro
creyente, a menos que sea por error.»

Corán, 4, 92.