Todo ello son placeres (efímeros) de esta vida