Y temed el día en que nadie podrá responder por los actos de otro

«Y temed el día en que nadie podrá responder por los actos de otro ni se aceptará intercesión o compensación alguna ni nadie será auxiliado.»

Corán, 2, 48.