Su arrepentimiento era sincero

«A David le regalamos Salomón. ¡Qué siervo tan agradable! Su arrepentimiento era sincero.»

Corán, 38, 30.