Si un revés le azota, entonces no deja de suplicar

«Y cuando agraciamos al hombre [con buena salud y sustento abundante] se aparta [de su Señor] y se ensoberbece; pero si un revés le azota, entonces no deja de suplicar.»

Corán, 41, 51.