No toméis por consejeros y hombres de confianza a quienes no sean musulmanes

«¡Oh, creyentes!, no toméis por consejeros y hombres de confianza a quienes no sean musulmanes; (de lo contrario) no cejarán en su empeño de corromperos y desearán perjudicaros severamente. El odio que sienten (hacia vosotros) se refleja en lo que dicen, mas lo que esconden en sus corazones es todavía peor. Os hemos mostrado las pruebas (de su enemistad); (no los toméis, pues, por aliados vuestros) si es que razonáis.»

Corán, 3, 118.