No pidan que se adelante

«El ser humano es impaciente por naturaleza. Ya les mostraré Mi
castigo, así que no pidan que se adelante.»

Corán, 21, 37.