No hay ser humano que no tenga un ángel guardián (que registre sus acciones)

«No hay ser humano que no tenga un ángel guardián (que registre sus acciones).»

Corán, 86, 4.