No hagas que nuestros corazones se desvíen

«¡Señor nuestro! No hagas que nuestros corazones se desvíen, después de habernos guiado. Concédenos Tu misericordia, Tú eres el Dadivoso.»

Corán, 3, 8.