No derraméis vuestra sangre ni os expulséis de casa unos a otros