Le asignamos un demonio que será para él compañero

«A quien se cierre a la Amonestación del Compasivo, le asignamos un demonio que será para él compañero.»

Corán, 43, 36.