Entrará en el paraíso y recibirá una provisión sin límites

«Quien obre mal será retribuido según merezca su acción; mas quien obre rectamente y sea creyente, hombre o mujer, entrará en el paraíso y recibirá una provisión sin límites.»

Corán, 40, 40.