Dios decreta el mal para un pueblo