¡Bendito sea Alá, el Mejor de los creadores!

«Luego, creamos de la gota un coágulo de sangre, del coágulo un embrión y del embrión huesos, que revestimos de carne. Luego, hicimos de él otra criatura. ¡Bendito sea Alá, el Mejor de los creadores!»

Corán, 23, 14.